Uso del Ozono (O3) en la Podología 2

Antes de que todo esto suceda, deben llevarse a cabo algunas recomendaciones generales, para el control y tratamiento de la DM.

Hacer ejercicio físico de manera habitual.

Dieta, controlando el consumo de grasas y colesterol, no consumir alcohol

Realizar chequeos constantes de los niveles de glucosa en sangre

Tomar medicamentos recomendados en forma continua

No fumar, tabaco afecta a la circulación de la sangre)

Tenemos que aprender a convivir y a mantener a raya las consecuencias de esta enfermedad, caso del pie diabético, fomentando algunas situaciones diarias. Es estrictamente necesario ser muy disciplinados y constantes. Revisar bien las plantas, talones, costados, la parte superior de los pies y especialmente en medio de los dedos, donde es fácil que las lesiones pasen más desapercibidas.

Observar si existe alguno de estos cambios:

Piel seca o agrietada, cortes, ampollas o úlceras. Cualquier herida puede ser susceptible de infectarse y debe vigilarse con atención

Hematomas o inflamación

Cambios de color

Falta de sensibilidad

Dolor

Callos

Se debe realizar una higiene diaria teniendo en cuenta que es mejor hacerlo al ducharse y no haciendo un baño exclusivo de los pies porque la piel queda demasiado blanda y el agua puede estar demasiado caliente.

Utilizar agua tibia. Comprobar temperatura con el codo o el brazo.

Utilizar jabones neutros y suaves

Enjuagar bien los pies para que no queden restos de jabón

Secar de manera cuidadosa y suave los pies, asegurándose de que no quede humedad entre los dedos

Hidratar las zonas secas con una crema de lanolina, evitando ponerla entre los dedos.

Después de la higiene no conviene salir a caminar ya que la piel tarda un rato en recuperarse y hay que dejar que la crema, se absorba correctamente.

La Pedicura y Podología del Pie Diabético es de suma importancia.

En esta parte debemos de acudir con un Especialista Podólogo para que él determine el trato exclusivo para nuestro pie. Como un Ejemplo, en el Servicio de podología de la Residencia Sta. María del Tura, en Olot, Girona, España, en las residencias del IRSGJ,  valoran el riesgo de pie diabético de los residentes que sufren esta enfermedad, adecuando la atención al nivel de riesgo detectado. Las actuaciones diarias son la observación, la exploración neuropática y vascular (en casos de alto riesgo) y la prevención.

Sus recomendaciones son sumamente específicas

Las uñas se cortan con cortaúñas o alicates, nunca con tijeras ni cualquier otro instrumento con el que nos podamos hacer cortes o heridas.

Antes de cortarlas se pueden remojar los pies en agua tibia para ablandarlas.

No se deben dejar demasiado largas, demasiado cortas o mal cortadas.

Deben cortarse horizontalmente, dejando los bordes rectos. Si se cortan haciendo una forma redonda pueden volverse encarnadas.

Para eliminar bordes irregulares se puede utilizar una lima de cartón

Las personas mayores que tienen callos o durezas en los pies y sufren diabetes deberían visitar el podólogo. De todos modos, si se tienen callos y el médico ha dado permiso para tratarlos en casa hay que tener cuidado y usar una piedra pómez para eliminarlos, frotando suavemente, nunca cortando. Tampoco es conveniente utilizar productos químicos para tratarlos, si no han sido recetados por el médico. La insensibilidad (neuropatía diabética) en los pies que pueden sufrir las personas mayores con diabetes hace que haya que tener en cuenta algunas medidas preventivas para evitar heridas, quemaduras, congelaciones, etc .:

No llevar calzado sin calcetines

No caminar descalzos

Evitar el calor directo sobre los pies (sol, arena caliente de la playa, mantas eléctricas, bolsas de agua caliente, etc.)

Utilizar, si se considera conveniente, calzado específico y cómodo, adecuado para proteger la piel y evitar úlceras o heridas

Si se tiene frío en los pies utilizar calcetines de lana y algodón

Los primeros signos que deben alertar sobre el inicio de un pie diabético son el enrojecimiento de algunas zonas del pie, el aumento de su temperatura, zonas callosas que no mejoran y que finalmente se ulceran.

Estas lesiones iniciales pueden progresar hasta llegar a una úlcera profunda y alcanzar el hueso provocando una osteomielitis y finalmente en situaciones muy avanzadas una gangrena del pie. Con un buen seguimiento y control son lesiones evitables.

Se debe realizar una inspección frecuente por parte del podólogo para evaluar la sensibilidad (superficial y a la vibración, con microfilamento y diapasón, respectivamente) para detectar los primeros signos de neuropatía, realizar el índice tobillo/brazo para valorar la arteriopatía y mantener una vigilancia estrecha de heridas aparentemente inofensivas.          

En el caso del tratamiento del Pie diabético o úlceras neuropáticas se manejan con reposo y  curaciones diarias.

El Ozono, en su utilización para tratar pie diabético, tiene múltiples ventajas y es a través de su efectiva acción  oxidante, es considerado como uno de los agentes microbicidas más rápido que se conoce y que no genera resistencia.

Potente acción:

Bactericida (bacterias)

Virucida (virus)

Fungicida (hongos)

Esporicida (esporas)

El tratamiento con Ozonoterapia

El tratamiento con Ozonoterapia de la úlcera se realiza tanto en forma localizada como sistémica, siempre complementario al tratamiento de diabetes.

Destruye las bacterias y virus,  presentes en la herida, debido a la formación de peróxidos.

Aumenta el riego sanguíneo, Incremento de la elasticidad del glóbulo rojo, permitiéndole mayor penetración en la microcirculación y efecto estimulador de secreción de óxido nítrico, potente vasodilatador del endotelio.

Hiperoxigenante,  Incremento de la producción del 2,3 DPG (2,3-difosfoglicerato), a nivel del glóbulo rojo, lo que estimula la cesión de oxígeno a los tejidos. De este modo inhibe la fermentación.

Mejoramiento del metabolismo del oxígeno, Por aumento de la utilización de la glucosa, de los ácidos grasos y por la activación de enzimas anti radicales libres.

Estimula el tejido de granulación, Estimula la cicatrización y cierre de la úlcera.

Regula los compuestos de la sangre, Fundamentalmente, reduce la glucosa en pacientes de PIE DIABETICO.

Tratamiento Localizado Sobre la Lesión

• Insuflación con bota periférica, previo cierre hermético de la bota aislando la lesión. El ozono se absorbe a través de la piel húmeda.

• Infiltración peri-úlcera e intra-úlcera con gas de ozono.

• Infiltración subcutánea en tejidos vecinos a la lesión.

• Cura plana con uso de Agua ozonificada, crema ozonizada y aceite ozonificado, para uso domiciliario.

Autor:

M.V.Z. Bruno Daniel González Godoy

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Distribuidor Autorizado Ozono Carbar’s

Director de Ciencias Veterinarias de la

Asociación de Profesionales en Ozono A.C.

Ver RevistaBF

Contacto

fbbluetwt

  BeautyFoot, S de RL de CV
 punto  Plaza Comercial La Silla Local J12
 tel  Tel: (81) 8357.6888
 arroba  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Próximos Eventos

calendario

Todas las Revistas

portadas

Suscríbete

Regístrate para recibir las novedades de Beautyfoot en tu correo electrónico.

  He leído el Aviso de Privacidad y acepto condiciones.

() campos obligatorios

"La motivación es lo que te ayuda a empezar. El hábito te mantiene firme en tu camino."

Jim Ryun

"Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla."

 Paulo Coelho