EL FRIO Y LOS PIES

Felicidades, Beautyfoot, por estos 16 exitosos años siendo la revista especializada en los pies, que nos enseña a cuidarlos, a darles su debida importancia. Nuestro deseo es que sean muchos años más caminando con Beautyfoot.

Pasando a asuntos más fríos, alguna vez se ha preguntado ¿por qué se enfrían los pies en invierno? Nuestro cuerpo funciona perfectamente a unos 37 grados centígrados. Sin embargo, las cosas cambian si los sometemos a temperaturas muy frías y a diversas situaciones emocionales. En estas circunstancias se producen contracciones de los vasos sanguíneos, bloqueando el flujo de sangre a los dedos de los pies y de las manos. A esto los médicos lo conocen como fenómeno de Raynaud.

En algunos casos los dedos llegan a ponerse azules o morados. En el peor de los casos se produce gangrena. Carlos Carsolio, reconocido alpinista, sufrió las consecuencias del frío extremo tras alcanzar en 1989 la cumbre del Everest (8, 448 m). A su regreso, sus pies inflamados, quemados y de un notorio color azulado daban cuenta de su hazaña.

Pero no es necesario ser alpinista para sentir helados los pies. La mala circulación, problemas del corazón, hipotiroidismo, fibromialgia y hasta trastornos nerviosos pueden llevar a una persona a esta condición. Por esta razón, en esta temporada recomendamos usar calzado con interior afelpado y unas buenas calcetas.

Y bueno, a la Navidad siempre la asociamos con el frío invierno, por lo que ahora vamos a hacer un recorrido por la historia de los famosos zapatos de la Navidad, y nos daremos cuenta de que los pies no siempre estuvieron correctamente protegidos.

Recordemos cómo calzaban los Reyes Magos. Ellos llevaban babuchas sin talón, muy adornadas con puntas largas, y Baltazar llevaba unas sandalias de cuero. Seguramente los Sabios de Oriente sintieron las inclemencias del tiempo. En Holanda se protegían los pies con calcetas de lana y unos zuecos de madera que no permitían que pasara al pie la humedad del suelo. Y desde allá nos llega el cuento donde Santa Claus dejaba a los niños duces y rosquillas dentro de los zuecos, pero alguna vez tuvo tanto frío que echó el calzado al fuego de la chimenea para darse calor.

En el camino al pesebre para conocer al niño Dios, los pastores calzaban huaraches sencillos de suela delgada y tiras de cuero cruzadas, o tejidos con fibras de la naturaleza. No podíamos esperar menos de Santa, pues ahora sabemos que las botas (las famosísimas botas de Santa) son un excelente calzado para proteger los pies. El invierno ruso, por ejemplo, no puede sobrellevarse sin ellas. A todos los lectores les damos las gracias por leernos, sin ustedes no estaríamos haciendo esto que tanto nos gusta, les deseamos que tengan una muy feliz y mágica Navidad, y próspero año nuevo.

Por: Museo del Calzado El Borceguí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Ver RevistaBF

 

Contacto

fbbluetwt

  BeautyFoot, S de RL de CV
 punto  Plaza Comercial La Silla Local J12
 tel  Tel: (81) 8357.6888
 arroba  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Próximos Eventos

calendario

Todas las Revistas

portadas

Suscríbete

Regístrate para recibir las novedades de Beautyfoot en tu correo electrónico.

  He leído el Aviso de Privacidad y acepto condiciones.

() campos obligatorios

"La motivación es lo que te ayuda a empezar. El hábito te mantiene firme en tu camino."

Jim Ryun

"Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla."

 Paulo Coelho